El origen de la calle Embajadores: una epidemia

En tiempo de epidemias queremos transportaros al pasado de nuestra ciudad una vez más. Más concretamente, nos vamos a trasladar a la calle Embajadores en el año 1435. ¿Sabíais que, según la tradición, esta famosa calle de Madrid debe su nombre a una epidemia de peste?

Juan II de Castilla fue rey de este territorio​ entre 1406 y 1454, y la epidemia de peste del año 1435 se encontró con el monarca y su corte en la Villa de Madrid. Por supuesto también estaban presentes los embajadores que en ese momento lo visitaban. Recordemos que en esta época no existía una capital permanente, ni tampoco solían ser permanentes las embajadas, por lo que los representantes de cada reino se reunían con el monarca en diferentes lugares según la ocasión.

Cuando la enfermedad azotó la ciudad, Juan II corrió a refugiarse fuera de Madrid, en Illescas, actual municipio de Toledo. Los embajadores, enviados de los reyes de Navarra, Francia y Aragón; así como el sultán de Túnez, también se retiraron a las afueras de la Villa. El embajador de Túnez se asentó en la llamada quinta de San Pedro, que dio nombre a una calle, después llamada Fray Ceferino González, aunque aparece con el nombre original en el Plano de Texeira, un famoso mapa del que pronto os contaremos un poco más. El embajador de Aragón se aposentó en la casa de campo de Santiago el Verde. El embajador de Navarra y los dos enviados del rey de Francia, por su parte, se instalaron en una finca cercana por la misma zona. Como ya os imaginaréis, la zona en la que se refugiaron los embajadores de la epidemia comenzó a ser conocida como «Campo de Embajadores», de donde surgió tiempo después el nombre de la calle.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar