Marruecos y el fútbol madrileño

Descriptores:

, , ,

Réda Zarrouk

Nota editorial: este artículo fue publicado originalmente en 2011, en el libro De Maŷrit a Madrid: Madrid y los árabes, del siglo IX al siglo XXI, ed. de Daniel Gil-Benumeya, Madrid: Casa Árabe/Lunwerg, 2011. Lo reproducimos aquí con permiso del autor. Réda Zarrouk es periodista deportivo en varios medios de Marruecos.

El fútbol une muchas veces a los que la política suele separar en ocasiones. La relación entre el fútbol madrileño y Marruecos no nace con el desarrollo de los medios de comunicación y con la aparición de los canales televisivos vía satélite. A diferencia de los aficionados árabes que deben su amor a los clubes españoles a la televisión y a la retransmisión en directo de los partidos de fútbol, los aficionados marroquíes entraron en contacto con el fútbol español, especialmente el madrileño, desde principios del siglo pasado debido a la proximidad geográfica y también al contacto directo durante el protectorado franco-español en Marruecos.

El Mogreb Atlético de Tetuán y su relación con el Atlético de Madrid

Cinco años después del establecimiento del protectorado español en el norte de Marruecos, en 1917, nacieron los primeros dos clubes de Tetuán. Se trata del Sporting Tetuán y del Hispano-Marroquí que más tarde se fundieron en un mismo club, el Atlético de Tetuán. Este equipo empezó inmediatamente a competir en las diferentes categorías de la Liga de fútbol española. En la temporada 1950-1951, el equipo de Tetuán acabó primero de segunda división y pasó a ser un equipo de primera división. En su primera temporada con los clubes de élite, el equipo tetuaní jugó treinta partidos, en los que obtuvo 19 puntos con 7 victorias, 5 empates y 18 derrotas. El equipo marcó 51 goles y encajó 85.

En 1951, el equipo se clasificó para los cuartos de final de la Copa del Generalísimo y cayó ante un implacable F. C. Barcelona. Ya en la temporada 1942-1943 los tetuaníes salieron de la competición copera ante el Real Betis en octavos de final. La fusión del fútbol tetuaní en un club representativo se debió a aficionados del Atlético de Madrid que vivían en Tetuán. Por esta razón, los jugadores del club llevan desde aquel entonces y hasta hoy en día la misma indumentaria que el Atlético de Madrid: camisa rojiblanca, pantalón azul y medias de color rojo. Tras la independencia de Marruecos en 1956, este club conoció una escisión: se procedió a la fusión de parte del club tetuaní con la Sociedad Deportiva de Ceuta y a partir de aquel entonces el club que representaba a Tetuán pasó a ser el Mogreb Atlético de Tetuán. El primer presidente marroquí de ese club fue El Hach Mohammed El Filali, que permaneció en su cargo desde 1956 hasta 1963.

Atlético de Tetuán, temporada 1949-1950, Estadio Varela de Tetuán. (Foto: familia Humanes.)

El Estadio de Tetuán, Sania Ramel, conocido durante el protectorado como la Hípica,fue construido por el arquitecto marqués de Varela en 1913 antes de su remodelación en 1948. Fue cuando el Atlético de Tetuán lo inauguró en un partido contra el Sevilla.

La perla negra del Atlético de Madrid

Larbi Ben Barek no fue un jugador más en la historia del Atlético de Madrid. Su nombre se asocia con el primer título de Liga conseguido por el equipo colchonero. Larbi Ben Barek nació en el humilde barrio de Cuba en Casablanca en 1917. Su padre, que era carpintero, le enseñó lo que tenía que ser su oficio el resto de su vida. Sin embargo, el niño Larbi pasaba todo el tiempo en la calle jugando al fútbol con otros niños. A sus 19 años empezó a jugar con el equipo Ideal de Casablanca antes de pasar a formar parte de la Union Sportive de Casablanca (USM) de 1935 a 1938.

Una selección de futbolistas que competía en la Liga del Marruecos francés jugó contra la selección francesa B. Fue cuando Ben Barek destacó, lo que llevó al Olympique de Marsella a ficharle en 1938. Después de una temporada en Francia, Ben Barek tuvo que volver a Casablanca debido al desencadenamiento de la Segunda Guerra Mundial. Su primera aparición con la selección francesa en 1938 en Nápoles suscitó una gran polémica porque el jugador no tenía en su momento la nacionalidad francesa y tan sólo procedía de un país «protegido» por Francia. En 1945 Ben Barek volvió a Francia para jugar con el Stade Français y llegó a marcar 43 goles con este equipo en 69 partidos.

En 1948, el Atlético de Madrid pagó cinco millones de pesetas al jugador para que firmara un contrato de cinco años. Fue uno de los fichajes más caros de aquella época. El Atlético de Madrid no tardó en ganar su primer título de Liga —el tercero si sumamos los conseguidos por su antecesor, el Athletic Aviación— en la temporada de 1949-1950 gracias, entre otras estrellas del equipo, a Ben Barek. El Atlético volvió a ganar la Liga en la temporada siguiente. A pesar de que Ben Barek se incorporó en el Atlético de Madrid a los 33 años y se fue a los 38, su rendimiento fue excepcional.

Los equipos de Madrid en el trofeo Mohamed V

Seis años después de la independencia de Marruecos se empezó a organizar el Trofeo Mohammed V de fútbol en Casablanca. En este trofeo internacional participaba el campeón de Marruecos y otros tres grandes equipos de diferentes países. Así pues, desfilaron en el antiguo Stade d’Honneur (Estadio Mohammed V hoy en día) los mejores equipos del mundo, como el Real Madrid, el Atlético de Madrid, el F. C. Barcelona, el Boca Juniors, el Ajax, el Estudiantes de Argentina, el Flamengo de Brasil, etc.

El Real Madrid participó en la primera edición en el año 1962 con todas sus estrellas, pero perdió los dos partidos disputados en Casablanca, primero contra el Inter de Milán y luego contra el far de Rabat. En 1964, el Real Madrid volvió a participar otra vez en el mismo torneo con todas sus estrellas (Araquistáin, Isidro, Santamaría, Pachín, Zoco, Amancio, Puskás, Gento y otros), pero volvió a perder contra el Boca Juniors que contaba con jugadores que formaban la columna vertebral de la selección argentina de fútbol.

En agosto de 1965, el Atlético de Madrid consiguió lo que no pudieron conseguir tanto el Real Madrid como el Real Zaragoza, que perdió en Casablanca contra Partizan Belgrado en 1963. El Atlético de Madrid fue el primer club español que ganó el Trofeo Mohammed V después de derrotar al Maghreb de Fez y al Partizan de Belgrado por 1-0 y 5-0 respectivamente.

El Real Madrid volvió a Casablanca en el verano de 1966, tres meses después de ganar la Copa de Europa en Bruselas, y esta vez consiguió ganar el trofeo después de derrotar al Wydad de Casablanca por 2-0 y al Boca Juniors en los penaltis. Otros equipos españoles participaron más tarde en el Trofeo Mohammed V como el Valencia y el F. C. Barcelona, que ganó la edición de 1969. Un año más tarde, el Atlético de Madrid vuelve a ganar este trofeo gracias a su goleador José Eulogio después de derrotar al Saint-Étienne de Francia por 2-1 y al far de Rabat por 1-4. Diez años más tarde, el equipo colchonero gana otra vez el Trofeo Mohammed V después de disputar sendos partidos contra el Lokomotiv Sofia y el Internacional de Porto Alegre, convirtiéndose así en el único equipo que ha conseguido ganar este trofeo tres veces.

Atlético de Madrid: de vuelta a Tetuán

Escudo del Mogreb Atlético de Tetuán.

En el año 2007 una delegación de representantes del Mogreb Atlético de Tetuán se reunió en la capital española con la junta directiva del Atlético de Madrid con el fin de asentar las bases de una cooperación duradera teniendo en cuenta los lazos históricos que unen a las dos entidades. En este sentido los dos clubes concluyeron un acuerdo de asociación que estipula la realización de una serie de proyectos conjuntos como la creación de la escuela de fútbol Atlético de Madrid en Tetuán, un proyecto parecido a la escuela de fútbol que el Real Madrid creó en Tánger. Este proyecto se realizará en una superficie de 14 hectáreas en la zona de Mellaliyin. El presidente del Atlético, Enrique Cerezo, y la delegación que le acompañó en su visita a Tetuán fueron informados de los detalles de este proyecto ambicioso que permitirá al Maghreb de Tetuán tener una residencia de jugadores, un restaurante, terrenos de entrenamiento, gimnasios, piscina, etc.

La guerra de las peñas en Marruecos

La rivalidad histórica entre el Real Madrid y el F. C. Barcelona se trasladó a Marruecos hace mucho tiempo. Al principio todo empezó en los bares de Tetuán, Tánger, Fnideq y el resto de las ciudades del norte de Marruecos. Los norteños no esperaron a la era de los canales de televisión emitidos vía satélite, ya que con una simple antena se podían captar todos los canales de televisión de España. El interés de los marroquíes del norte por el fútbol español supera con creces el seguimiento de los equipos locales como el Mogreb de Tetuán o el IRT de Tánger. Los sábados y los domingos, Tánger, Tetuán y el resto de las ciudades del norte suelen estar divididas. Hay bares que ponen partidos del Real Madrid y otros que prefieren el Barça y no faltan aficionados del Atlético de Madrid o de otros equipos como el Sevilla o el Málaga, un fenómeno que se trasladó a otras ciudades de Marruecos gracias a las antenas parabólicas y a la internacionalización de las competiciones deportivas. Las aficiones empezaron a organizarse en peñas locales y a tener actividades propias. Así pues, en el año 2005 el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez y el del F. C. Barcelona, Joan Laporta, inauguraron una serie de peñas en diferentes ciudades. Florentino Pérez pidió durante esta visita el apoyo de Marruecos a la candidatura del Madrid para organizar los juegos olímpicos de 2012.

Pancarta de la Peña Casa Madridista de Marruecos, desplegada en el Santiago Bernabéu en 2018. (Foto: Said Jedidi.)

En su momento, cada uno de los dos grandes clubes de España contaba con seis peñas, en Tánger, Tetuán, Alhucemas, Casablanca, Rabat y Chauen. Algunas de estas peñas muy activas como la Peña Madridista Remate de Tetuán o la Peña Madridista de Casablanca, creada por un grupo de casablanqueses encabezados por Abderrazak El Allam, ex jugador profesional de voleibol en el Real Madrid y por Javier Díaz Aliaga, delegado del Banco Santander en Marruecos. Esta peña desarrolla también actividades de carácter social como el apoyo a los huérfanos y a los niños abandonados, además de organizar partidos de fútbol en las instituciones penitenciarias. La peña compagina estas actividades con una serie de eventos anuales que suele organizar regularmente como el Trofeo de la Peña Madridista de Casablanca o las visitas regulares a Madrid para asistir a partidos del Real Madrid.

Ramón Calderón, ex presidente del Madrid, visitó a su vez Marruecos en el año 2008 y se entrevistó con el primer ministro marroquí y Joan Laporta volvió a visitar Marruecos en el 2009 para inaugurar la Peña Barcelonista de Tetuán, después de las protestas de los culés de Tetuán que no veían con buenos ojos la existencia de dos peñas, una madridista y otra colchonera, sin que los barcelonistas pudieran tener la suya propia.

En resumidas cuentas, se puede decir que la relación entre el fútbol madrileño y Marruecos tiene una historia propia y una solidez que no se vieron alteradas por las diferentes crisis políticas entre España y Marruecos sea en la época colonial, en el delicado proceso de descolonización o durante las diferentes fases de crispación que han planeado regularmente sobre las relaciones hispano-marroquíes. Como para creerse que el lenguaje del fútbol es verdaderamente universal y hace milagros en comparación con el limitado discurso político, de un lado y otro del estrecho, sobre la hermandad y la buena vecindad, objetivos que se pueden conseguir, gracias a la magia del fútbol.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar